LINA LLORENTE ARQUITECTA
linallorente@gmail.com

 

  

Nombre del proyecto:

CONJUNTO DE VIVIENDAS COMUNIDAD ANDALUCÍA

 

 

Localización del proyecto:

COMUNA SANTIAGO CENTRO. REGIÓN METROPOLITANA. CHILE

 

 

Contraparte

MINISTERIO DE VIVIENDA Y URBANISMO DE CHILE (MINVU)

 

 

Fecha:

DICIEMBRE 1990  MARZO 1992

El primer programa de actuación que se desarrolla es la construcción de la Comunidad Andalucía, su objetivo era insertar la vivienda social en el centro de Santiago, redensificando el tejido urbano y demostrando así la viabilidad de este tipo de intervenciones frente a la habitual construcción de vivienda social en la periferia de la ciudad.

Se trata de un conjunto de 180 viviendas articuladas alrededor de un sistema de espacios comunes jerarquizados en los que se desenvuelve la vida comunitaria. En el centro hay una plaza cuadrada con cuatro locales de equipamiento utilizados como biblioteca, cocina, sala de juego y administración.

La tipología recoge el concepto de vivienda progresiva implementado por el Ministerio, en este caso se le entrega al beneficiario un volumen de dos o tres alturas con una superficie en planta de 30 m2. A través de la autoconstrucción de forjados, la vivienda puede llegar a tener 70m2. Se distribuye en bloques de tres y cuatro plantas. 

Es un proyecto de D. Fernando Castillo Velasco, arquitecto, premio nacional y premio América de arquitectura, y colaborador de la Junta de Andalucía en distintas ocasiones. El proyecto fue ampliamente difundido, y recibió diversos premios, entre ellos el de la X Bienal de Arquitectura de Chile. Este ha sido el buque insignia de la cooperación en Chile, siendo tomado como ejemplo en las escuelas de arquitectura y en los foros internacionales.

Para este proyecto hubo un aporte de un millón de dólares. Después de terminadas las obras y entregados los subsidios del Ministerio se recuperaron 686.662 dólares con los que se constituyó un fondo rotatorio con el que se financiaron varios proyectos posteriormente. El proyecto y las obras se inician en 1990 y culminan en 1992.

Desde entonces se ha mantenido el vínculo con los vecinos y se han realizado aportes para el mantenimiento del conjunto y la dotación de los equipamientos comunes con donaciones de libros y equipos informáticos para la biblioteca y electrodomésticos para la cocina comunitaria.